Buscar
  • Alicia Retuerta

¿Es necesario ir a un/a psicólogo/a si ya estoy en tratamiento farmacológico?

Cuando la medicación no es suficiente


En nuestro país es relativamente sencillo que te receten fármacos para controlar síntomas emocionales. Cuando te encuentra mal anímicamente y acudes a tu médico/a de familia en busca de soluciones, es bastante frecuente que sin realizar un diagnóstico adecuado muchos profesionales opten por recetar medicación ansiolítica o antidepresiva.



Muchas mujeres llevan años consumiendo antidepresivos y/o ansiolíticos sin saber qué les sucede y sin solucionar su problema.

Esto genera que haya una gran cantidad de personas (en su mayoría mujeres) que:

  • Consumen psicofármacos de forma cronificada en el tiempo con las consecuencias que esto puede derivar: dependencias a la mediación, efectos secundarios varios, trastornos cognitivos, etc.

  • No están diagnosticadas de forma correcta, es decir, no saben qué les ocurre y por qué se encuentra mal (tristes, con ansiedad, etc).

  • Permanecen "adormecidas" por la medicación, sin capacidad de respuesta y sin tomar decisiones para abordar la verdadera causa de su malestar y resolverla.

  • Llevan mucho tiempo (incluso años) asumiendo ese malestar como parte de ella misma y de su vida. Resignadas ante una realidad que genera mucho sufrimiento pero a la que parece deben acostumbrarse porque nadie les dice lo que les sucede y que pueden eliminar esos sentimientos sin recurrir a la medicación.

La medicación es una ayuda importante, y en muchos casos necesaria, pero no debe de ser utilizada como la solución mágica ante cualquier malestar emocional. Debe valorarse la necesidad real, realizar un análisis beneficios - desventajas, y programar un tiempo de duración durante el que se haga un seguimiento de los efectos en la persona. Según los síntomas y el estado emocional que presenta cada usuario/a oriento a que acuda al/la médico/a de Atención Primaria o el/la Psiquiatra (especialista en Salud Mental) para que valore la conveniencia de seguir un tratamiento farmacológico complementaria al psicológico. La medicación nunca es suficiente por sí sola, si no se identifica la verdadera causa del malestar y se generan cambios en la persona, su situación y/o su entorno, nada cambiará, y la persona se seguirá sintiendo igual. Te pondré un ejemplo, si tienes fiebre puedes tomarte una pastilla para bajarla, pero si llevas una semana tomando medicación y se mantiene, tendrás que consultar con el/la médico/a para identificar la causa real que está generando la fiebre (una posible infección supongamos ) y tratarla del modo adecuado. En mi consulta de psicología te ayudo a ver qué es lo que te hace sentirte mal (descubrir la infección) y a solucionarlo (tratamos la infección y curamos la herida) y de este modo desaparecerá el malestar. De nada sirve tomar mucha medicación, si seguimos sin curar esa herida que es la responsable de la fiebre.

No olvides que:

  • La medicación debe ser pautada sólo en casos necesarios y valorando pros y contras.

  • La medicación ayuda a manejar síntomas emocionales muy rápidamente: disminuir ansiedad, aumentar estado de ánimo. Puede crear la falsa sensación de que el problema se ha solucionado.

  • Tomar medicación no es suficiente para solucionar los problemas porque solo interviene en el síntoma y no en la causa.

  • La medicación en ningún caso suple/sustituye la intervención psicoterapéutica.

  • Los psicofármacos serán recetados y supervisados por el médico/a de atención primaria o por el/la psiquiatra.


11 vistas

© 2020 por Alicia Retuerta, psicóloga.